Tot Power Control, una división de la compañía Top Optimized Technologies, sigue batallando con los gigantes de las telecomunicaciones. Hace unos días, empleados de Huawei declararon en el juicio que se sigue contra la marca china y contra Vodafone por infracción de patentes a la empresa española, y aseguraron que sus desarrollos tecnológicos no están basados en los de esta startup.

La startup española ha desarrollado un sistema para mejorar la eficiencia espectral de los entornos 3G, un algoritmo que agiliza la red móvil. En 2002 Tot registró cuatro patentes, y en 2010 firmó con Vodafone un memorándum de colaboración que incluía el pago de un canon; en 2012, cerró un acuerdo con el gigante de telecomunicaciones chino Huawei para aplicar esta tecnología en 25 países en los que opera Vodafone. Ya en 2015 Vodafone informó a Tot de que ya no estaba interesada en el modelo, ya que Huawei había desarrollado por su cuenta una solución alternativa, que según sostiene Tot era idéntico al suyo y utilizaba el mismo código, razón por la cual decidieron demandar a Huawei por revelación de secreto industrial, violación de contrato, infracción de patentes y competencia desleal. Los tres empleados de Huawei que declararon -Zhang Jingling, Daiding Zhang y Duan Zhongyi- defendieron que la compañía contaba con su propio sistema para mejorar la calidad de las llamadas 3G y con su propio algoritmo de mejora, y que las ventajas ofrecidas por Tot eran poco significativa. La empresa española sospecha que su algoritmo fue revelado a otras compañías. Aquí comienza el caso con Xiaomi. Durante el pasado Mobile World Congress de Barcelona, ToT logró que un juzgado barcelonés suspendiera cautelarmente la presentación de un dispositivo del fabricante chino tras una denuncia. Un dispositivo que centrará el proceso judicial que se abre a mediados de octubre.